Logotipo del grupo GSO

5. Pasos Previos a la Puesta en Marcha

Si todo ha ido bien, tenemos ya instalado el software servidor y las herramientas necesarias para hacer copias y restaurarlas. En nuestro supuesto práctico, hablamos de usar un disco duro como soporte físico para almacenar la información.

5.1. Selección del Tipo de Dispositivo de Copia

En nuestro caso hemos optado por usar un disco duro como soporte de destino para las copias de seguridad. Los motivos de dicha elección son numerosos, si bien cabe destacar como más importantes los siguientes: permite una mayor velocidad en la realización de las copias, no es necesario estar pendiente de colocar la cinta adecuada, resulta más económico utilizar un dispositivo existente que tener que adquirir uno nuevo, nos evitamos tener una estantería repleta de cintas de copias de seguridad..., etc.

Puesto que Amanda es un servidor de copias de seguridad inicialmente pensado para el almacenamiento de las mismas en cintas será necesario realizar algunas modificaciones en los ficheros de configuración inicial, para poder usar un disco duro como dispositivo de copia.

5.2. Selección del Tipo de Copia

Las imágenes de las copias pueden opcionalmente ser comprimidas en el cliente o el servidor de copias (o mediante el hardware del dispositivo de cinta, si es ese el caso). La compresión via software permite a Amanda rastrear el uso y hacer mejores estimaciones de los tamaños de las imágenes, pero la compresión hardware es más eficiente en cuanto al consumo de recursos de la CPU. Desactiva la compresión de hardware cuando uses compresión software en el cliente o el servidor. Mira la documentación del S.O. para ver cómo se controla la compresión via hardware; en muchos sistemas esto se hace a través del nombre del fichero del dispositivo con el flag no-rebobinable. AIX usa el comando chdev.